Proyecto Documental: Las discapacidades en las Américas

En febrero del 2007, y en respuesta a la intransigencia de la Administración de George W. Bush y los gobiernos estatales y locales relativas a la reelaboración de la Ley de los estadounidenses con discapacidades, la American Disability Association decidió realizar un estudio sobre las discapacidades y la calidad de vida de las personas con minusvalías dese el Uruguay hasta Alaska, recorriendo las Américas. Nuestra intención era filmar gran parte de lo que vimos en nuestro recorrido, y presentar una miniserie para lanzarla al aire en televisión, tanto en las Américas como en el extranjero. Queremos usar un enfoque personal para traer ideas a los Estados Unidos y también compartirlas con otras naciones con respecto a las políticas sobre discapacidades. Este enfoque serviría a todas las naciones americanas mediante el establecimiento de puntos de referencia comparativos sobre accesibilidad de políticas referentes a las minusvalías en los diferentes países del continente. Nunca pretendimos que nuestra tarea se convirtiera en una misión humanitaria, pero creemos que eso es lo que este proyecto significa.

Desde que empezamos la realización de este estudio, nuestra organización se apoyó en el talento de Patricio Burbano, un estupendo cineasta ecuatoriano que entonces vivìa en Buenos Aires. Tener un cineasta que tuviera conocimiento de inglés y español, además de experiencia con temas de minusvalías, resultaba invaluable.

Como se esperaba, durante nuestra investigación encontramos cuestiones que afectan a la discapacidad en toda América del Sur. En Uruguay, ciudades como Montevideo son de acceso general para minusválidos, mientras que las ciudades en el interior no lo son. Lo mismo ocurre en la Argentina, donde regiones como Buenos Aires son muy accesibles pero ciudades como Tucumán no lo son, y comunidades periféricas como Amaicha del Valle, uno de los lugares más hermosos del planeta, recuerdan a la Alabama de la década de 1930, con caminos de tierra que ni siquiera tienen acceso para sillas de ruedas.

En el Ecuador, su principal ciudad, Quito, no es de acceso general para minusválidos, como tampoco lo es su puerto principal, que también es la ciudad más grande del país, Guayaquil. En el Ecuador penetramos primero en de la discapacidad a través la pobreza e iniciamos debates con autoridades de la Universidad San Francisco de Quito, donde parecía que apoyaríamos directamente al desarrollo de estudios sobre las discapacidades a través de un enfoque inteligente y reflexivo, aportando un mayor nivel de acceso a las personas con discapacidad en el Ecuador. Tenemos el apoyo de la Universidad para nuestro trabajo, pero como el precio del petróleo fue de caída, y la economía del Ecuador sufrió una recaída durante la crisis económica mundial, el resultado fue fatal para nuestro plan en ese momento. Por otro lado, Lenin Moreno, el Vicepresidente del Ecuador, es una persona con una discapacidad, y está comprometido y luchando por su país a través de reformas en cuanto a las políticas sobre las discapacidades..

Cuando regresamos a los Estados Unidos, comenzamos a trabajar para garantizar la financiación para volver a Ecuador y continuar con los estudios sobre la discapacidad. Pensamos que como nuestras oficinas se encuentran en los Estados Unidos, tendríamos menos problemas en cuanto a la integración de nuestros planes para el resto de las Américas trabajando desde aquí. Esta simple hipótesis, que en los Estados Unidos se puede estudiar e investigar libremente la discapacidad en las Américas, resultó fatal en nuestro segundo intento, cuando intentamos traer al país sin éxito nuestro cineasta para continuar con el trabajo que empezamos en Sudamérica, desde aquí. Seguimos en vano el consejo de un abogado de los EE.UU. que trabaja en el EE.UU Departamento de Estado con respecto para poder traer aquí a nuestro cineasta.

Cuando el Presidente de nuestra asociación, Dr. William J. Freeman, viajó a Quito para tratar de ayudar a nuestro cineasta para ingresar a los Estados Unidos, fue torturado por el personal de la Embajada Americana en el Ecuador, que le negó el acceso al estacionamiento para minusválidos, presumiblemente porque se había quejado anteriormente de que el acceso del público a la Embajada no era suficiente y presentaba obstáculos para el acceso. Nuestro presidente, William Freeman, que tiene parálisis cerebral, se vio obligado a subir una colina para llegar a una acera donde tuvo que esperar varios minutos de pie, probablemente porque estaba tratando de ayudar a nuestro cineasta.

Consciente de que nuestro trabajo en el Ecuador ha dado lugar a una responsabilidad para con las personas con discapacidad en el país, a causa de la pobreza extrema y del difícil acceso para minusválidos en algunos de los lugares más hermosos del planeta, como Baños, Riobamba, Tena y Otavalo, sentimos la responsabilidad de continuar con nuestro trabajo y luchar para contar nuestra historia. Nos sorprendió que en la pequeña ciudad de Libertad, en la Península de Santa Elena, el centro comercial fuera muy accesible para minusválidos. No hemos podido evaluar las Islas Galápagos durante nuestro estudio inicial del Ecuador, pero creemos que al ser uno de los destinos más turísticos del país, pensamos que la isla es más accesible que la mayor parte de la nación.

Hemos regresado a los Estados a buscar financiación para la labor humanitaria en el Ecuador, que inicialmente no era nuestra intención, pero que no podemos ignorar.

La historia de nuestras luchas en los últimos dos años y medio en toda América del Sur se contará aquí, sin duda. Pero nuestra lucha en los Estados Unidos, donde nuestra organización ha ayudado al país desde 1999 como socio del Censo tan solo está por comenzar. Alentamos a las personas con discapacidades a contactar a sus dirigentes locales, estatales y nacionales sobre nuestros problemas, y la falta de libertad a la que se enfrenta nuestra organización para contar la historia de las discapacidades, en los Estados Unidos. Si bien no creemos que nuestro gobierno tenga una política de acabar con nuestro proyecto sobre la discapacidades en las Américas, los Estados Unidos debe manejar políticas más accesibles de inmigración para las personas con discapacidades y esta cuestión ni siquiera debería ser objeto de debate. Pero en la actualidad no es imposible traer a los Estados Unidos al cineasta Patricio Burbano.

Por último, necesitamos el apoyo de personas a través de las Américas en la realización de este trabajo. Durante varias ocasiones, hemos necesitado apoyo jurídico para nuestra misión y, en general, nuestro personal jurídico requiere de apoyo financiero. Por favor, lleven nuestro caso y nuestra convocatoria a sus iglesias y organizaciones cívicas. Nadie más está haciendo el tipo de investigación en todo el continente que nuestra organización hace. Además, debido a nuestro trabajo en América del Sur, hemos identificado a una serie de personas con minusvalías en varias regiones que necesitan de nuestra ayuda. 

Ayudando a otros, hemos encontrado problemas aquí en los Estados Unidos que no están siendo abordados de manera adecuada y queremos elevar nuestra voz allí donde nos encontramos con la desigualdad. También necesitamos su ayuda.

De igual manera, agradeceríamos la participación de otros medios de comunicación que esté interesada en contar nuestra historia. Agradecemos sus donaciones, a través del siguiente enlace, para apoyar nuestro trabajo.

dividing bar
We must not allow anybody to make us feel that we are born to live in poverty and deprivation, we must make it clear: we are going to live in dignity and honor.
-- Martin Luther King
dividing bar